english spanish 
Buscar:      Búsqueda avanzada
 

 Principal // FanFictions // Harry Potter FanFictions // Reinfancia (Harry Potter) / Dadairo

Reinfancia (Harry Potter) / Dadairo



    
Reinfancia (Harry Potter) / Dadairo

        
      

Puntuación:
8.00 (8 Votos)
:Ultimos usuarios que han votado:


Por Dadaiiro







CAPITULO 1.-DE REGRESO A LA INFANCIA












Era temprano y la mañana estaba fresca. Los vientos de otoño jugaban con las hojas del bosque y mecían las ramas de los grandes abetos. Una figura muy alta y robusta se movía por los campos del Colegio de Hogwarts. El guardabosque solía levantarse muy de temprano para iniciar su trabajo. Ese día estaba despejado y soleado. Cualquiera estaría deseoso por levantarse y disfrutar del hermoso día, aunque parecía que había alguien que era la excepción.















Se giró en su cama y dio un pequeño gemido; al parecer no tenía intenciones de levantarse. No había abierto sus ojos, pero sabía que ya había amanecido. Sintió algo en el estómago, algo así como remordimiento por que sabía que no se podía quedar ahí todo el día, por lo que no pudo volverse a dormir. Se sentó por fin en su cama y dio un largo bostezo. Tomó su reloj de pulsera y se sobresaltó al ver la hora. Ya casi era hora de su clase y ni siquiera había tomado su desayuno.















Dio un salto fuera de la cama y se dio una ducha rápida. Cuando estuvo listo, tomó sus libros y demás cosas, y se dirigió hacia el Gran Comedor. Realmente estaba muy cansado, la noche anterior había sido pesada, pero no podía darse el lujo de retrazarse más de lo necesario; de por sí Snape le criticaba, no quería darle otra razón. Aunque la verdad no le importaba mucho.















Cuando entró al lugar, se dirigió a su sitio en la mesa de los Profesores. Cuando iba llegando, vio como un joven Slytherin de apellido Malfoy estaba conversando con el Profesor de pociones sobre algo confidencial, o al menos eso le pareció pues al solo verlo acercarse a ellos, se despidió y regresó a su mesa.















Remus Lupin se sentó en su lugar que estaba a un lado de Severus Snape y dejó sus pertenencias a un lado de sí en el piso. Había tomado nuevamente el puesto de Profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras después del resurgimiento de Lord Voldemort. Este iba a ser su tercer año que trabajaba de corrido en ese puesto. Como los tiempos eran unos difíciles, Dumbledor y la directiva habían llegado al acuerdo que no era prudente dejar el puesto vacante a cualquier extraño, era demasiado riesgoso pues podría ser otro enviado de Voldemort, como ya había ocurrido en dos de las veces anteriores. Remus fue contratado nuevamente y los padres de familia fueron avisados sobre el cambio, pero asegurándoles también que se tomarían medidas de precaución y no había de qué preocuparse por la condición del nuevo Profesor ni por la seguridad de sus hijos.















-“Muy buenos días, Severus”- dijo lo más cordial que pudo.















-“Buenos días. No olvides tomarte tu poción antes de marcharte. No queremos que te nos duermas a media clase”- dijo con indiferencia mientras se llevaba el vaso de zumo a su boca.















-“Muchas gracias”- dijo mientras tomaba el vaso que contenía dicha poción. La observó un rato y puso cara de asco. Sabía que tenía que tomársela, pero esto no le causaba ninguna gracia. Efectivamente, la noche anterior había sido luna llena, por lo que la transformación le había quitado la mayor parte de sus energías. La poción que tenía enfrente en esos momentos era un tipo de reabitalizante que le brindaría algo de energía durante el día.







Volteó a ver a su ‘colega’ como preguntándole si en verdad era forzoso que se lo tomara, pero con sólo una mirada acecina que recibió como respuesta decidió que mejor se la tomaba. Echó una rápida ojeada a los platos que había en la mesa para saber cuál era el menú del día. Nada sumamente especial; había pan tostado, salchichas y avena. Se sirvió un poco de avena con intenciones de comérsela inmediatamente después de tomarse la poción para así por lo menos disminuir el desagradable sabor.















-“Bueno, aquí voy”- dijo tomando nuevamente su vaso. Se lo llevó a los labios y engulló su contenido lo más rápido que pudo. Dejó el vaso en la mesa de golpe y cerró los ojos. ‘¡Buaac!’ pensó ‘Esto sabe peor que de costumbre. Me pregunto si Severus lo habrá hecho a propósito’.















Abrió los ojos e hizo ademán de tomar el otro vaso que contenía zumo de calabaza, pero se detuvo casi al instante. El vaso empezó a moverse de una forma extraña, su visión se empezó a distorsionar. Se sentía muy mareado y de pronto le dieron unas náuseas horribles. Snape, que había visto cuando se había empinado el vaso, ahora lo veía extrañado. En la frente de Lupin se habían empezado a formar gruesas gotas de sudor y al parecer tenía dificultad para respirar pues se llevó sus manos temblorosas al pecho.















-“Hey, Lupin, ¿te encuentras bien?”- preguntó, pero no recibió respuesta.















-“¡Hey!”- volvió a insistir, pero se detuvo.















Remus se levantó estrepitosamente de su asiento pues había sentido una tremenda desesperación por no poder respirar. Sin embargo, no dio ni dos pasos cuando calló pesadamente al suelo.















Lo que pasó a continuación fue un verdadero escándalo. La mayoría de los Profesores, por no decir todos, se levantaron de sus asientos como resortes al ver azotar al joven Profesor y se acercaron a él. Los alumnos no tardaron en darse cuenta de que algo andaba mal, por lo que los murmullos y el revoloteo se empezaron a alzar en la sala. El director levantó sus manos y pidió que se calmaran, aunque la verdad parecía algo imposible. Dumbledor se dirigió a Snape, y sin más que una sola mirada, el Profesor de Pociones, tomó a Lupin en brazos y rápidamente se lo llevó a la enfermería.















Harry, Hermione y Ron no sabían a ciencia cierta qué era lo que había sucedido, pero en cuanto vieron al Profesor Snape cargar a Lupin fuera del Gran Comedor, sólo pudieron hacer una cosa; seguir a Snape.















Cuando llegaron los tres a la enfermería, encontraron a Remus tendido en una cama y la Señora Pomfrey ya lo atendía. Snape yacía de pie en una esquina del cuarto, viendo cómo la enfermera iba y venía mientras que lo revisaba. Los chicos se acercaron más, y pudieron ver cómo Lupin estaba sumamente pálido y bañado en sudor frío. Madame Pomfrey fue rápidamente al almacén y sacó unos frascos de los cuales mezcló porciones de sus contenidos en un vaso aparte.















-“¿Qué es lo que le ha pasado?”- preguntó Harry muy preocupado.















-“Me temo que este hombre ha sido… ‘intoxicado’ con una poción muy poderosa”- dijo la enfermera mientras que terminaba la mezcla que estaba haciendo.















-“Pero se va a poner bien, ¿cierto?”- preguntó esta vez Hermione.















-“Sólo si le damos el antídoto a tiempo”- dijo mientras que trataba de hacer tomar al enfermo la poción. Madame Pomfrey estaba a punto de verter el contenido del vaso en la boca de Remus cuando éste giró su cabeza, rechazándola totalmente.















-“Profesor Lupin”- le dijo severamente –“tiene que tomarse este antídoto lo más pronto posible”- le dijo mientras que volvía a intentar administrar el líquido fallando nuevamente.







-“¡Señor Lupin!”- dijo más desesperada.















Un peso en su hombro hizo que se girara y viera a Hermione con cara de decisión. –“¿Por qué no me permite intentarlo?”- preguntó. –“Puede que tenga algo más de suerte”-















La enfermera no le veía el caso. Lo mismo daba que se lo diera ella a que la chica que tenía enfrente, pero no podía perder nada con intentar. Accedió entonces a la petición de la chica y le entregó el vaso.







Hermione se acercó a la cama y con su mano libre giró la cabeza de su Profesor y se impresionó al notar que su piel estaba increíblemente helada. Sus labios se habían empezado a tornar azules, al igual que la yema de sus dedos. Hermione suspiró y se dispuso a hacer su trabajo.















-“¿Profesor?”- empezó a decir –“Necesitamos que tome este antídoto, por favor. Es la única forma en que podremos ayudarlo”- le dijo –“Debe tomárselo ahora, o de lo contrario podría ser demasiado tarde”- terminando de decir eso, acercó el vaso que sostenía en su mano derecha, sin dejar de sostenerle el rostro con la izquierda. Mantenía sujetada la cara del licántropo con firmeza, pero a la vez de forma suave par no lastimarle. Hermione vio con alivio que su petición había sido escuchada pues Lupin se tomó el antídoto obedientemente.















Cuando el Profesor se hubo tomado el antídoto, la Señora Pomfrey hizo a un lado a la chica para volver a revisar a su paciente. A pesar de que habían logrado aplicar el antídoto, parecía que se habían dilatado en ello, pues el cuerpo de Remus empezó a temblar de pies a cabeza. La Señora Pomfrey puso una mano sobre la frente de Lupin y la retiró casi tan rápido como la había puesto.















-“¡Cielo Santo!”- dijo y se dirigió nuevamente a su estantería. Hermione, con curiosidad y preocupación, se acercó nuevamente a Remus y tocó su frente para ver cómo se encontraba. Frunció el ceño al notar lo que había alterado a la enfermera. Ahora la temperatura de Lupin había dado un giro total, estaba ardiendo en fiebre. ¿Cómo era posible que sucediera eso tan drásticamente?















La Señora Pomfrey regresó rápidamente con otro frasco y se lo dio a Hermione para que se lo diera al agonizante Profesor. Para su asombro, esta vez no necesito más que un simple ‘bebe esto’ para que así lo hiciera. Después de unos instantes, el cuerpo de Lupin dejó de temblar, sin embargo, su temperatura no parecía bajar.















-“¿Por qué sigue teniendo temperatura alta?”- preguntó Hermione algo asustada.















La enfermera no le contestó de inmediato. Cuando terminó de asegurarse del estado de su paciente, le dirigió una mirada seria a la chica. –“La verdad, es la primera vez que me sucede esto. Puede ser que la combinación de las pociones que ha tomado el día de hoy haya provocado esto. No podré asegurar nada hasta después, cuando haya pasado la fiebre”- dijo mientras que tomaba un recipiente y lo llenaba con agua para mojar una pequeña toalla que puso sobre la frente del enfermo. Volteó a ver a Snape, que no se había movido de su lugar –“¿Tomó algo en el desayuno?”- le preguntó.















-“No, en cuanto llegó se tomó la poción”- dijo simplemente.















-“Eso me temía. Al parecer su cuerpo no pudo soportar el veneno y el antídoto y por eso provocó esta reacción”- dijo mientras que le seguía humedeciendo la frente.















-“Pero, se va a mejorar, ¿cierto?”- preguntó Harry muy nervioso.















-“Eso parece, Señor Potter. Por ahora sólo nos hace falta esperar”- dijo la enfermera.















Todos permanecieron en silencio durante un buen rato, hasta que unos pasos se escucharon y alguien entró por la puerta de la enfermería. Albus Dumbledor, seguido de la Profesora McGonagall aparecieron y se acercaron a la cama que estaban los demás rodeando. Giró su vista hasta toparse con la de la enfermera.















-“¿Cómo sigue, Poppy?”- preguntó con cara preocupada.















-“Lo peor ha pasado ya, pero sigue delicado”- dijo mientras que humedecía nuevamente la pequeña toalla en el recipiente.















El director suspiró y les dirigió una mirada a los alumnos que estaban presentes -“Muy bien. Como pueden ver, el Profesor Lupin está fuera de peligro y sin duda se recuperará pronto. Creo que es hora de que se retiren a sus clases, chicos”- dijo de forma algo seria, por lo que los muchachos decidieron no argumentar y se retiraron de mala gana.















-“Pero… ¿podemos pasar a ver cómo sigue después?”- preguntó Hermione antes de salir por el marco de la puerta.















-“Por supuesto”- dijo el director ahora con una sonrisa –“Ahora váyanse”- les dijo y los chicos obedecieron.































* * *























Las clases, según los chicos, habían sido las más largas de la historia. Snape había tomado relevo sobre Remus y estaba impartiendo ahora sus clases. Harry lamentaba mucho aquello, pero de todos modos no prestó mucha atención a lo que el Profesor les decía pues su mente estaba ocupada preocupándose por uno de los mejores amigos de sus padres, y de él mismo.















Los comentarios en los pasillos parecían ser los mismos. Todos estaban alterados por lo que había pasado esa mañana y unos rumoraban sobre la supuesta muerte del Profesor. Harry sacudió su cabeza. No, él sabía claramente que Lupin estaría bien. Se forzó a creer eso aunque en su interior se estaba muriendo de los nervios que lo acogían.















Cuando por fin terminaron las clases, salieron corriendo directamente a la enfermería, sin siquiera haber cenado. Cuando llegaron, vieron que el lugar ahora estaba tranquilo. La cama de Lupin todavía estaba ocupada por su paciente, pero parecía mucho más tranquilo. Al igual, la Señora Pomfrey se veía más relajada y ya no estaba pegada al lecho de la cama; estaba en su pequeño despacho, hojeando un libro donde parecía estar buscando algo en especial.















Los tres entraron y jalaron unas sillas que estaban por ahí para sentarse frente a su Profesor y amigo. Hermione alargó una mano y tocó la frente del susodicho y sonrió al ver que la fiebre había bajado, pero aún estaba más tibio de lo que debería. Momentos después regresó la enfermera y se sorprendió un poco al ver a los estudiantes sentados ahí.















-“¿Qué es lo que creen que están haciendo?”- preguntó.















-“Sólo queríamos saber si se encontraba bien el Profesor”- dijo Hermione mientras que los tres Gryffindor se levantaban.















-“Pueden estarse tranquilos. Al parecer el remedio funcionó y para mañana estará tan sano como siempre”- dijo, pero Harry y los demás no estuvieron muy seguros si eso era tan bueno, ya que Remus siempre había tenido aspecto cansado, cosa que de seguro era por las transformaciones que tenía que sufrir cada mes.















Estuvieron unos momentos más en la enfermería hasta que Madame Pomfrey básicamente los corrió diciéndoles que tanto el Profesor como ellos necesitaban descanso. Les aseguró que estaría bien y que si querían podían ir a visitarlo a la mañana siguiente.















Caminaban los tres por los pasillos y se veía que Harry y Ron estaban más tranquilos. Iban platicando cuando se dieron cuenta del silencio de su amiga y le preguntaron que si qué le sucedía.















-“Es que… no lo sé. Se me hace tan extraño. ¿Quién querría envenenar a un Profesor?”- preguntó. Ambos chicos se voltearon a ver y quedaron algo pensativos.















-“No lo sé. Puede que haya sido alguien que le haya tenido envidia, rencor o algo”- dijo Harry encogiéndose de hombros.















-“Para mí que fue algún Slytherin”- dijo Ron mientras que ponía sus manos detrás de su cabeza mientras caminaban.















La plática continuó hasta que entraron en su sala común y se dividieron en las escaleras que llevaban a los dormitorios separados.















-“Buenas noches”- dijo Hermione mientras que subía rumbo a su habitación.















-“Buenas noches”- le contestaron sus amigos.















Cuando entró al dormitorio de las chicas de séptimo, Hermione se cambió y fue a lavarse los dientes y la cara. Volvió a su cama y se acurrucó entre las cobijas. Crookshanks brincó al lecho junto a su ama y empezó a ronronear mientras que la chica le acariciaba por detrás de la oreja.







‘Sólo espero que mañana esté mejor’ pensó y momentos después se entregó a los brazos de Morfeo.























* * *























La mañana siguiente, Hermione se levantó lo más temprano que pudo. Se alistó y corrió al dormitorio de los chicos. Tocó la puerta y esperó respuesta. Como no hubo ninguna, se tomó la libertad de entrar y se paró justo enfrente de la cama de Harry.















-“Hey, despierta”- le dijo mientras que lo movía de un hombro.















-“hmmm”- fue la única respuesta.















Harta ya de tener que esperar tanto, Hermione tomó una esquina de la almohada donde recargaba el chico su cabeza y tiró de ella con fuerza. La almohada se deslizó fácilmente e hizo que la cabeza de Harry cayera inevitablemente en el colchón haciendo que se despertara.















-“Hey, ¿Qué crees que estás haciendo?”- se quejó mientras que se tallaba los ojo, se sentaba y alargaba un brazo a la pequeña cómoda en busca de sus lentes.















-“Hace años que deberían haber bajado y todavía ni se han alistado”- le regañó Hermione se volteó y vio a Ron que seguía dormido por lo que fue a zangolotearlo.















-“Ron, ¡Ron! Despierta”- le dijo. El chico entreabrió un ojo.















-“¿Qué horas son?”- preguntó mientras que daba un bostezo y se sentaba en la cama con los ojos medio cerrados todavía.















-“Ya van a ser las siete”- dijo Hermione revisando su reloj.















-“¡Apenas!”- dijeron los dos chicos y cogiendo sus cobijas se volvieron a acostar tapándose hasta la cabeza.















Hermione gruñó y tomó las cobijas de Ron y se las quitó con fuerza. –“¡Levántate!”- le gritó haciendo que los demás chicos se despertaran también.















-“¡Hey!”- se quejó el pelirrojo que se levantó de un salto al sentirse privado de su tibio capullo.















-“Muy bien, ahora que estás levantado, alístate”- le ordenó la chica.















-“Cielos”- se quejó el chico y entonces puso cara de haberse dado cuenta de algo.















-“Oye, ‘Mione, ¿Qué haces en el dormitorio de los chicos?”- le preguntó.















La chica se ruborizó un tanto al ver que Neville, Dean y Seamus la veían con curiosidad y asombro después de haber sido despertados por tanto escándalo.















-“Alístense ya”- fue lo único que dijo y salió corriendo del cuarto.















No tardaron mucho en bajar ya vestidos y listos por lo que Hermione salió de la sala común seguida de los dos.















-“Oye, espera. ¿A dónde vamos tan temprano, si se puede saber?”- preguntó Ron mientras que trataba de dar alcance a su amiga.















-“Vamos a visitar a Remus antes de ir a desayunar”- dijo sin aflojar el paso. Los chicos se habían acostumbrado a llamar a Lupin por su nombre de pila mientras hablaban entre ellos y cuando no estaban en la escuela pues, después de conocerlo desde hacía tanto tiempo y convivir con él, le habían agarrado mucho cariño. Había ocasiones en las vacaciones cuando se presentaba a la casa de los Weasley junto con ‘su perro mascota’ para visitar a los chicos que a su vez estaban de visita con los pelirrojos.















No tardaron mucho en llegar a la enfermería y se extrañaron al escuchar algunas voces que provenían de dentro. Cuando entraron, vieron que había varios profesores alrededor de la cama donde habían dejado a Remus la noche anterior. Los tres se asustaron un poco por lo que podría haber pasado, de modo que se acercaron para averiguar.















Cuando pudieron ver lo que sucedía, se quedaron estáticos ante el cuadro que se les presentaba. En la cama yacía un niño de unos tres años de edad, sentado y sollozando débilmente. De vez en cuando se llevaba una pequeña mano en forma de puño a su carita para secarse una lágrima solitaria que corría por su mejilla y no le quitaba la vista a las sábanas.















-“Señorita Granger, Señor Potter, Señor Weasley. ¿Qué hacen aquí?”- les preguntó la Profesora McGonagall que se había percatado de su presencia.















-“Sólo queríamos ver cómo se encontraba el Profesor”- dijo Hermione con cara nerviosa.















-“Pues la verdad, señorita, no sabemos bien qué es lo que le sucedió. Según cree Madame Pomfrey, la mezcla casi inmediata de todas las pociones que tomó el día de ayer causó una reacción extraña en su organismo, terminando en esto”- volteó a ver al pequeño niño que no aceptaba ir a los brazos de la enfermera. –“Al parecer, no reconoce a nadie de nosotros y no se ha dejado ayudar.”- dijo con algo de preocupación en su voz.















-“¿Y qué se puede hacer para ayudarlo?”- preguntó Harry.















-“Madame Pomfrey dice que lo más probable es que este efecto sea temporal y que poco a poco va a ir creciendo hasta recuperar su edad correspondiente, pero eso puede tomar un par de días”- dijo la Profesora de transformaciones.















-“¿Algo así como un crecimiento acelerado?”- preguntó con curiosidad Ron.















La Profesora lo volteó a ver nuevamente, pero ahora con algo de sequedad en su mirada. –“Ya es hora de que vayan a desayunar. No pueden faltar a clases, vamos, salgan de aquí”- les dijo mientras que trataba de correrlos de la enfermería.















-“Pe-pero”- tartamudeó Hermione.















-“Vámonos, ‘Mione, él estará bien”- dijo Harry mientras que la tomaba de un brazo y la empezaba a jalar fuera del cuarto.















Unas exclamaciones de sorpresa hicieron que se detuvieran y voltearan su vista atrás para encontrase con que el pequeño niño se había bajado de la cama de un salto y corría hacia ellos en una camisa gigante para él. Casi se tropieza dos veces, pero logró llegar hasta los tres estudiantes. El niño fijó su vista en Hermione que se veía muy confusa. Todos quedaron en silencio mientras que el niño la observaba por un rato hasta que por fin dejó que su vocecita se hiciera audible cuando se dirigió hacia ella.















-“¿Mami?”-















Tanto Hermione como todos los presentes en el cuarto quedaron estupefactos. ¿Mami?, ¡¿Cómo que Mami?! Harry fue el primero en reaccionar y sacar una conclusión de todo ese embrollo.















-“Oye, ‘Mione, creo que confundió ‘‘Mione’ con ‘Mami’”- le dijo a su sorprendida amiga. La chica reaccionó y se agachó para estar a la altura del niño.















-“No, yo no soy ‘mami’, soy ‘Hermione’, ‘‘Mione’”- le trató de explicar.















-“Mami”- le dijo el niño mientras que sonreía.















-“Mi-o-ne”- le dijo para que repitiera.















-“Mami”- contestó el pequeño mientras que ampliaba su sonrisa y se tiraba a sus brazos. Hermione se sobresaltó y trató de quitarse al niño de encima, pero Remus parecía no querer soltarse de su nueva ‘Mami’.















-“Profesor, Profesor”- le decía mientras que seguía intentando separarlo de ella. El niño dio un pequeño puchero y se aferró más a ella. Con una cara que decía claramente ‘Auxilio’ se dirigió hacia su Profesora de transformaciones, pero al parecer no podían hacer mucho.















-“Bueno, por lo menos ha dado signos de no ser autista”- dijo Snape que tenía sus brazos cruzados y estaba justo detrás de McGonagall.















-“Señorita Granger”- le dijo Dumbledor mientras se acercaba a la chica e intentaba tomar a Remus en brazos, pero el niño se resistió e hizo señas de querer empezar a llorar, por lo que el director desistió. –“Como puede ver, el… Sr. Lupin no había dado señales de querer cooperar hasta que usted llegó. Dudo mucho que podamos cambiar su mentalidad por lo que me atreveré a preguntarle. ¿Podría hacerse cargo de él mientras que se acostumbra al cambio?”- preguntó con un brillo misterioso en sus ojos –“El niño no ha querido ni probar bocado, no acepta nuestra ayuda y no había pronunciado ninguna palabra hasta que ustedes aparecieron. Tal vez sería buena idea que conviva con ustedes tres para que se abra a los demás también”- le explicó.















-“Peero, ¿y mis clases?”- preguntó la chica confusa.















-“Creo que tendrá que acompañarla”- dijo mientras que sonreía. –“Sólo será por un tiempo”-















Hermione lo pensó un momento y después asintió con la cabeza –“De acuerdo. Cuidaré de él”- dijo aceptando su nuevo cargo de niñera.















-“Muy bien. Entonces, ¿por qué no lo llevan con ustedes al comedor para que desayunen algo?”- les sugirió.















-“De acuerdo”- dijeron los tres y Hermione se irguió con el niño en brazos, ya que no quería soltarla, y se dispusieron a salir cuando el director les volvió a hablar.















-“Oh, y Señorita Granger”-















-“¿Sí?”-















El director le entregó la ropa de Remus encogida, con todo y zapatitos mientras que con un movimiento de varita hacía que su camisa se ajustara al tamaño conveniente-“Creo que sería bizarro que le siguieran diciendo ‘Profesor’ cuando apenas es un niño de tres años. ¿Por qué no intentan llamarlo por su nombre de pila? Además que dudo que el pequeño responda a su llamado si le llaman así”- les dijo.















-“Eh, Claro”- dijeron los tres y salieron de ahí junto con el pequeño Remus.











~FIN DEL CAPITULO UNO~
 Calificación
               
10 

Ultimos 3 archivos enviados ( en total) por CCSakuweb:
Ai love usaguichan
Ai love usaguichan

Galeria Imágenes
Visitas: 14951
Sejuani - League of Legends por Kienan Lafferty
Sejuani - League of Legends por Kienan Lafferty

VideoTutoriales
Visitas: 9909
Para Otakgod de Patri
Para Otakgod de Patri

Amigo invisible
Visitas: 9709



Encontrado: 2 comentario(s) en 1 pagina(s). Mostrados: comentarios desde 1 a 2.
 


Autor: Comentario:
myy123


Miembro

Fecha de Alta:
12 / 10 / 2017
Comentarios: 162

Pais: United States
dgfdfgdf

abercrombie, cheap ray ban, nike shoes, sacramento kings jersey, thomas sabo, nike free 5.0, levis jeans, burberry outlet, hollister online, nike roshe, cheap michael kors, ray ban wayfarer, long champ, tommy hilfiger, prada outlet, the north face, cheap nfl jerseys, adidas canada, cheap basketball shoes, lakers jerseys, redskins jerseys, golden state warriors jersey, hollister kids, nfl jerseys, raiders jerseys, adidas online, swarovski, hermes belt, air jordan retro, bengals jerseys, the north face, cheap oakley, tommy hilfiger, coach outlet store online, new balance outlet, coach purses outlet online, nfl jerseys, hollister clothing store, stone island polos, bcbg max azria, oakley sunglasses, coach outlet, nike schuhe, ralph lauren, jerseys from china, tommy hilfiger outlet, vikings jerseys, under armour shoes, nike air jordan, vans schuhe, nike air max 90, air jordan shoes, tracksuits store, longchamp outlet, givenchy outlet, nike shoes outlet, milwaukee bucks jersey, north face backpacks, asics, cheap oakley sunglasses, bottega veneta, burberry outlet, azcardinals jerseys, fivefingers, nike air force, titans jerseys, nike roshe, nike air max thea, ray ban sunglasses, michael kors outlet, hollisterco, supra footwear, boston celtics jersey, indiana pacers jersey, red bottoms, oakley sunglasses, baseball jerseys, new balance canada, charlotte hornets jerseys, michael kors outlet online, oklahoma city thunder jersey, boots on sale, air max 2015, marc by marc jacobs, coach outlet, nike free run, nike store, oakley, dre beats, dsquared2 sale, michael kors canada,
12 / 10 / 2017 01 : 54 Offline myy123
CCSakuweb


Administrador

Fecha de Alta:
23 / 08 / 2006
Comentarios: 888

Pais: Unknown or LAN
Está genial!

Os lo recomiendo! Yo incluso hice un fanart de su historia ^^
ADMINISTRADORA DE MYART

Espero que disfrutes de la web y sobretodo que participes en ella dando tu opinión o mostrandonos tus trabajos..


11 / 12 / 2005 15 : 09 Offline CCSakuweb ccsakuweb at hotmail.com http://www.ccsakuweb.net



Imagen Anterior:
Reinfancia cap.2 (Harry Potter) / Dadairo

 
 


Webmaster: Patricia ¦ Galería: 4images 1.7.3
Página creada desde el 09.09.03
Todas las imágenes son© de sus respectivos autores (diseño© Patricia, webmaster).         Toda la información de esta página son propiedad de My Art.         Por lo que queda prohibida la copia total o parcial de esta web©.         Por favor si necesitáis algo pedirlo.